Entrevista a Amin Nasri

Amin Nasri (30) viene de Marruecos y trabaja como administrador para refugiados menores de edad en la organicazión social Caritas. Cada día tiene que tratar con caracteres diferentes y a veces bastante difícilies. Los jóvenes en la residencia donde trabaja han vivido experiencias duras y cada uno tiene su propia historia. Por eso, el trabajo de Amin Nasri exige mucha delicadeza y capacidades sociales. Hoy, el señor Nasri está conmigo para contar un poco de su trabajo.

Trabajar con refugiados menores de edad parece muy interesante. ¿Puedes contarme un poco en qué consiste tu trabajo diario?

Empiezo mi trabajo a las 10 de la mañana. Tengo que leer mi correo electrónico para saber si he recibido e-mails de la oficina de protección de menores (Jugendamt), del ministerio de integración o de mi asociación. Después me toca repasar mi agenda para saber si hay que coger una cita con el médico para un joven, si hay que contactar a los institutos donde van los chicos, si hoy es el día de pago semanal o si necesitan el bonus del autobús.

Wow, entonces tienes un trabajo bastante variado. Los chicos sobre todo vienen de países con la cultura árabe. ¿Piensas que es una ventaja grande que estés acostumbrado a la cultura de los jóvenes?

Sí, por supuesto. Puedo entenderles lingüísticamente y culturalmente. Tenemos un idioma común lo que facilita la fluidez de la comunicación entre nosotros. Tenemos casi la misma cultura, eso me ayuda a saber qué les gusta y qué toleran, las cosas que rechazan,…

¿Hay situaciónes peligrosas en el trabajo? ¿Qué haces para lidiar con eso?

Pues, es parte de mi trabajo. Claro que me enfrento a situaciones difíciles, sobre todo con jóvenes que son agresivos e impulsivos. Por ejemplo el lunes pasado encontré un cuchillo grande en la habitación de un joven que tiene antecendentes judiciales.

¿Qué hiciste cuando lo encontraste? ¿Le confrontaste con „eso“?

Intenté convencerle de entregar el arma porque está prohibido en la residencia. Usé la razón y la calma y un poco de pedagogía. Sin ninguna dificultad logré mi objetivo.

¿Tienes miedo de estar en paro en el futuro cuando ya no haya refugiados en Alemania?

No, para nada. Estoy acumulando experiencia y al mismo tiempo desarollando mis virtudes y capacidades. Me estoy formando en este dominio. Estaré suficientamente preparado para ocupar mejores puestos en el futuro próximo.

¿Entonces hay posibilidades de promoción laboral en tu empresa y también de recibir un salario mejor? 

Por supuesto que sí. Tengo la suerte de trabajar para una organización de renombre. Cada año hay una mejora significativa del salario y gracias a las multiples formaciones siempre hay y habrá una manera de promocionarse en el seno de la empresa Pero hay que merecérselo 🙂

¿Estás satisfecho con tu empleo?

Al noventa por ciento estoy satisfecho y feliz con mi trabajo. Me encanta lo que estoy haciendo casi diariamente. Eso da un significado a mi vida.

 

A.S.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *